Descubre cuál es la mejor cámara para hacer tu corto

 

Tranquilo, no estamos diciendo que no puedas ni debas hacer un corto con la cámara que tienes a la mano. Pero cuando tienes una muy muy buena historia y quieres tener la mejor calidad posible, es recomendado grabar en un formato con el cual puedas sacarle todo el provecho a las imágenes.

 

¿Pero qué tiene de malo mi cámara? Si bien una DSLR (o mirrorless) te puede brindar excelentes imágenes para incluso llegar al cine, una cámara de mayor rango que graba con alta calidad te permitirá tener mayor control creativo, lograr exactamente el look que estás buscando y elevar el nivel de tu producción.

Te puede interesar: La imagen cinematográfica según Tarkovski

 

Hoy en día puedes manipular la imagen de manera profesional con el software que actualmente usas para la edición, pero estás limitado por la compresión de los archivos que tu cámara te entrega. ¿Has intentado recuperar información en las zonas obscuras o claras de un JPG? No es posible porque se degrada la imagen, lo que ves es lo que hay. Y en una fotografía en RAW sí puedes manipular la información. Es lo mismo que pasa con una cámara que puede grabar archivos de video sin compresión llamados RAW. No por nada las películas se graban en cámaras con estas capacidades. 

 

Obviamente, una cámara de ese tipo es muy cara y probablemente incosteable para un cortometraje independiente. Pero hay una excepción: la Blackmagic Design Pocket Cinema 4k, que graba video RAW sin compresión, en calidad 4k y HD, y cuenta con la posibilidad de grabar en cámara lenta a 60 cuadros por segundo en 4k y 120fps en HD.

 

 

Lo más sorprendente de la Pocket Cinema 4K es su relación costo-beneficio. Es una verdadera cámara de cine a un costo muy muy bajo. No existe otra cámara que te dé la calidad de imagen en RAW por ese precio –$1,300 dólares–. Eso sí, requiere muchas baterías tipo Canon LP-E6 –cada una te da 40 mins– y tarjetas de alta velocidad tipo Cfast 2.0 –que rondan los $300 dólares–.

 

Seguro estás pensando: “Momento, eso ya es mucho dinero”. Y sí, hacer cine cuesta, sobre todo hacerlo en alta calidad. Pero el resultado va a ser mucho mejor y tendrá un mayor impacto.

 

 

Puntos a considerar para valorar el uso de una Pocket Cinema 4k:

El tamaño del sensor de esta cámara es Micro Cuatro Tercios (MFT), el cual requiere su óptica específica, ya que mide la mitad que un sensor Full Frame. Los lentes Micro 4/3 de hecho son muy baratos y ligeros, aunque puedes usar óptica Canon o Nikon con un adaptador.

 

La tarjetas CFast 2.0 que utiliza se llenan rápidamente. Una tarjeta de 256gb en 4k en la mayor calidad te da 36 mins. En HD te permite hasta 144 mins por tarjeta.

 

El almacenamiento. Guardar los archivos y editarlos requiere muchísimo espacio. Esto no genera inconvenientes cuando haces una ficción con pocos minutos, pero sí es un problema para un documental de bajo presupuesto o una producciones audiovisual sin guión, por ejemplo.

 

¿Entonces es o no una buena opción?

Si lo que quieres es subir la calidad de tu producción definitivamente es un paso muy arriba de lo que estás acostumbrado y más o menos alcanzable (considerando que el dinero se va en discos duros, tarjetas y accesorios). Una buena opción sería rentarla para un proyecto cinematográfico y decidir con esa experiencia si convendría comprarla o no.

 

OJO. No te la recomendamos para reemplazar tu cámara convencional, sino para proyectos donde existe el tiempo para editar las imágenes. Vale la pena para ese proyecto al que le tienes especial cariño o que crees que puede lanzarte al estrellato. 

 

Si quieres probarla acércate a R7D / Rentauna7d, quienes hicieron un streaming para platicar sobre los detalles técnicos de la cámara y son tu mejor opción si decides rentarla (aunque están en CDMX pueden viajar a tu ciudad con el equipo).

Encuentra a R7D en

 

http://www.rentauna7d.com

https://www.facebook.com/rentauna7d

http://instagram.com/r7dmx/

 

Síguenos en: @Filmadores